Que las ramas no impidan ver el bosque