Agosto 2018: Resumen de mercados

En agosto, el peso se depreció en 5,4% con respecto al mes inmediatamente anterior, culminando con una tasa de cambio de $3.046,15 explicada principalmente por: 1) Una mayor aversión al riesgo de los inversionistas en mercados emergentes, luego de las fuertes depreciaciones presentadas en Turquía y Argentina; 2) Una mayor demanda de dólares de inversionistas extranjeros; y 3) Persistencia de riesgos de tipo comercial ante continuidad de políticas proteccionistas impulsadas por el gobierno americano y chino. En efecto, en el periodo se hizo efectivo por parte de Estados Unidos y China una nueva imposición de aranceles por valor de 16 mil millones de USD, generando incertidumbre frente a la evolución del crecimiento mundial ante un mayor escalamiento del proteccionismo a nivel global. Lo anterior, pese al aumento de los precios del petróleo en el mes, que si bien presentaron volatilidades, culminaron al alza. En agosto la tasa alcanzó su máximo en el año de $3.050 y variaciones diarias de hasta $58, mientras que en lo corrido del año la tasa acumula una depreciación de 2,1%.